Sin ganas de nada.

Un reset no hace daño.

Existen momentos en la vida en el que quieres estar en silencio, callado, callada, simplemente pensando en la nada. Cómo si buscaras una pausa en tu vida atareada.
Un reset completo.

Cómo se buscarás una calma después de haber estado en la tormenta.
Cuando llega ese momento hay que aprender a vivirlo porque es muy importante también hacer uso de la Calma y la soledad.
Este vacío irónicamente nos lleva frente a un mar inmenso de posibilidades, dejándonos parados frente a millones de puertas creándonos la pregunta de:
¿a cuál entrar?
Lo interesante es que la vida es pequeña, cuando estamos en este momento de vacío y de no querer hacer nada, es cuando nos parece inmensa. Y todo aquello que hemos logrado se queda en nada. En ese instante de nada no te sirven los cuadros que tienes colgados en tu pared por qué has conseguido graduarte, ni te sirven los títulos de los premios que has ganado, ni las medallas y los retos que has afrontado, porque en ese momento de vacío en el que no quieres hacer nada, no te importa el pasado, no importa nada de lo que hayas hecho antes.
Ni siquiera importa que varias personas están a tu lado porque a pesar de tanta gente te sigues sintiendo solo.

Y ahí estás, centrado en la habitación con el aire entrando, con la luz del sol desapareciendo y con la vida anclada, con tu corazón latiendo haciéndote ver que estas vivo, sintiéndote vivo y a la vez muerto, estar sin ganas de nada es como estar muerto en vida buscando resetearte para encender con mas fuerza.

Loading more posts…